DISLEXIA

¡Aquí estamos de nuevo #FamiliaNalez!

Hoy pasamos por aquí para hablar brevemente de la dislexia.

Como siempre decimos en nuestros blogs, utilizamos palabras cotidianas y menos técnicas para poder simplificar la teoría y que se llegue a entender de una manera más sencilla algo que, por supuesto, es mucho más complejo y tiene muchísima más información detrás.

Pero, creemos que dejar una pincelada por aquí puede ser positivo para guiar a las familias que puedan tener algún miembro con dificultades lectoescritoras similares.

¡Vamos a ello! 🙂

La dislexia, según Benítez, Jiménez, y Osicka. (2000), es una alteración de origen neurológico, a menudo genética, que interfiere en la adquisición y el procesamiento del lenguaje.

Se manifiesta a través de dificultades en el lenguaje receptivo y expresivo, en el procesamiento fonológico, en la lectura, la escritura, la ortografía y la caligrafía. No afecta a las capacidades cognitivas y, normalmente, las personas con dislexia no tienen ninguna dificultad visual asociada.

Aunque la dislexia persistirá́ durante toda la vida, una intervención temprana es la clave para conseguir una mejora en los procesos léxicos.

Según la perspectiva cognitiva existen 3 tipos de dislexia:

  • Dislexia fonológica.
  • Dislexia superficial.
  • Dislexia profunda.

En el caso de la dislexia fonológica, la persona muestra dificultades la ruta fonológica/indirecta (conversión grafema-fonema) por lo que tienden a emplear la ruta léxica/visual/directa. La lectura de palabras familiares es precisa, pero muestran dificultades en la lectura de palabras largas, inventadas (pseudopalabras) y/o desconocidas.

Los errores más comunes en este tipo de dislexia son:

  • Cambiar una letra por otra (leen “escabarate” dónde pone “escaparate”).
  • Leer correctamente la raíz de las palabras pero sustituyen o se inventan el final (leen «hermana» dónde pone «hermandad»).

En el caso de la dislexia superficial, tienden a emplear la ruta fonológica por lo que normalmente son incapaces de reconocer la palabra como un todo (dificultad en la ruta visual, léxica o directa). En este caso la ejecución es precisa en palabras regulares (independientemente de la familiaridad) y pseudopalabras. Tendrán dificultades en la lectura de palabras irregulares, ya que tienden a regularizarlas, cometiendo numerosos errores de sustitución, adición u omisión de letras. Les costará integrar palabras que se pronuncien diferente a la forma de escribirlas, por ejemplo, en inglés «mouse», lo leerán tal y como se escribe y no con la pronunciación correcta de dicho idioma. Al emplear la ruta fonológica el acceso a las palabras está guiado por el sonido y no por la ortografía de la palabra por lo que manifiestan errores de precisión.

Existe un tercer tipo, llamada dislexia mixta o profunda, que es el caso más grave y menos prevalente. En estos casos observamos dificultades en ambas rutas, la fonológica y la léxica, por lo que dará lugar a dificultades en la lectura a la hora de leer palabras regulares, irregulares y/o pseudopalabras. Los errores más comunes en este tipo de dislexia son los errores semánticos, ya que sustituyen unas palabras por otras que no se parecen visualmente pero sí semánticamente.

Le recordamos que la teoría es necesaria para llegar a comprender mejor qué está pasando y cómo actuar, pero cada caso es único e irrepetible y es recomendable atender las necesidades de las personas observando sus propias dificultades y fijando sus propios objetivos, sin tener que cumplir por completo lo descrito en los perfiles anteriores.

Si l@s más pequeñ@s de la casa han recibido el diagnóstico de dislexia o la familia sospecha que tienen dificultades similares, no dudéis en llamar o escribir al 688961108 para recibir más información, detallada y personalizada, sobre qué hacer y cómo actuar al respecto. Todas las especialistas del centro estarán encantadas de atenderles, concertar una primera visita informativa sin coste y abordar el posible tratamiento pedagógico y psicopedagógico.

Fuente de la imagen: Canva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.