VALIDACIÓN EMOCIONAL

¡Hola, hola, familia Nalez!

Hoy en nuestro blog hablaremos de un tema muy importante relacionado con la psicología. La salud mental y emocional son tan importantes como la salud física, por lo que cuidarlas resulta fundamental.

A continuación, vamos a hablar sobre la importancia de la validación emocional y os dejaremos algunos “tips” muy sencillos para empezar a practicarla.

Las personas somos seres emocionales preparados para enfrentar cualquier emoción, ya que forma parte de nuestro proceso evolutivo. Cada segundo de nuestra vida experimentamos diferentes emociones, activadas por circunstancias tanto cotidianas como extraordinarias. Estas emociones siempre tienen una función, por lo que es muy importante que podamos sentirnos cómodos y seguros a la hora de expresar cómo nos sentimos. Para crear este clima de confort es fundamental que exista la validación emocional.

Pero, ¿qué es la validación emocional?

Es la aceptación de las emociones de uno mismo o del otro sin juzgar, sin opinar, sin minimizar, sin consolar ni intentar cambiar su estado de ánimo; únicamente darle espacio para sentirse de esa manera y trasladar el mensaje de que sus emociones son correctas, útiles, válidas y entendibles.

Practicar la validación emocional no significa que, necesariamente, estemos de acuerdo con la reacción o la gestión que hace el otro de sus emociones. Podemos incluso pensar que nosotros afrontaríamos la situación de manera diferente, pero debemos entender que el proceso emocional de cada uno es único y está basado en sus experiencias propias, por lo que continúan siendo válidas.

Conseguir validar emocionalmente, tanto a uno mismo como a los demás, conlleva un proceso de aprendizaje basado en la empatía y la capacidad de entender sin juzgar.

¿Cómo podemos ponerla en práctica?

  • Prestando atención, manteniendo una escucha activa.
  • Aceptando de manera abiertas las emociones del momento, ya que todas tienen su función.
  • Aprendiendo a identificar las emociones propias o del otro y dar una respuesta empática sin aconsejar.
  • Ofrecer nuestra compañía.
  • Dar espacio para la expresión emocional, sin juzgar, minimizar o avergonzar.

La expresión emocional es fundamental en la vida de cualquier persona, por lo que un ambiente invalidante emocionalmente puede ser motivo para reprimirnos a la hora de expresar como nos sentimos, pudiendo generar dificultades en las relaciones interpersonales o en el afrontamiento de situaciones de la vida diaria. Por todo esto, practicar la validación emocional es el primer paso para una salud mental y emocional saludable.

Os dejamos algunos ejemplos para que la práctica de la validación emocional sea más sencilla y estamos a vuestra absoluta disposición desde el servicio de psicología para orientaros con cualquier duda o dificultad que tengáis al respecto.

¡Nos vemos en el próximo blog!

Autor: Psicoemocionat
URL de descarga: https://images.app.goo.gl/kiVGpyiUmyCEZXPV9

Referencias:
www.psyciencia.com
www.psicoemocionat.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.